El KIRCHNERISMO PERDIÓ EL CONTROL DE MANDO DEL PJ BONAERENSE LUEGO DE 12 AÑOS

0000205953

-El peronismo provincial aprobó una serie de cambios en su estructura y acabó con el mando kirchnerista dentro del partido. A partir de ahora habrá 12 apoderados y una mesa de conducción política que buscará el régimen de alianzas para 2017. Mayor poder para los intendentes-

Tratando de mostrar una unidad de acción que en la práctica todavía no se ha visto, el Partido Justicialista de la Provincia de Buenos Aires realizó ayer en el Polideportivo Alberto Balestrini de la localidad de La Matanza un Congreso extraordinario, con el fin de saldar diferencias y encontrar un camino común de cara a las elecciones legislativas del año que viene.

La noticia de mayor relevancia de la jornada fue la pérdida de poder que sufrió el kirchnerismo más duro, que de tener por más de 12 años la decisión final a la hora del armado de las listas, ahora quedó en minoría y dejó de tener “el manejo de la lapicera”, pasando esa decisión ahora a los intendentes y el peronismo del interior provincial.

Hasta ayer el PJ contaba con cinco apoderados, que eran Jorge Landau (en el cargo desde 1988), Eduardo “Wado” de Pedro, Ulises “Coco” Giménez, Mario Cupelli y Eduardo López Wesselhoeft. A ellos se sumaron ahora los intendentes Gabriel Katopodis (San Martín), Ariel Sujarchuk (Escobar), Francisco “Paco” Durañona (San Antonio de Areco), Patricio Mussi (Berazategui) y Hugo Corvatta (Saavedra), el diputado Fernando “Chino” Navarro (Movimiento Evita) y el edil platense Pedro Borgini (representando a la CGT).

Sintonía municipal

Con un kirchnerismo rezagado y envuelto en un proceso de desintegración dentro del peronismo, los distintos sectores del partido se mostraron compactos y así pudieron alejarse de los caprichos con los que Cristina Kirchner supo someter por años al justicialismo bonaerense, sacando y poniendo candidatos a su gusto.

De esta manera, el grupo de jefes comunales, legisladores y dirigentes que buscan una renovación en el PJ que vaya por fuera de los lineamientos del kirchnerismo ganan terreno, quitándole la “lapicera” a los K e imponiendo así una Mesa de Acción Política que tendrá como base central un régimen de alianzas electorales que le permita volver al triunfo en las elecciones del año que viene.

Esta mesa interna estará comandada por los exalcaldes Fernando Espinoza y Juan José Mussi, los intendentes Julio Pereyra (Florencio Varela), Walter Festa (Moreno), Jorge Ferraresi (Avellaneda) y Juan Zabaleta (Hurlingham), así como también por el senador nacional Juan Manuel Abal Medina y el senador provincial Patricio García.

La cumbre contó con un discurso de Espinoza en calidad de presidente del PJ provincial, mientras en la mesa principal del escenario estaban el exgobernador Daniel Scioli, Martín Insaurralde, Alberto Descalzo, Leonardo Nardini, Gustavo Menéndez y Lorenzo Pepe, entre otros.

Una jornada teñida de naranja

Una de las noticias de la jornada que vivió el peronismo ayer en la localidad de La Matanza fue la activa participación que tuvo el exgobernador Daniel Scioli en la misma, ocasión que aprovechó para conversar con la dirigencia, sacarse fotos y dialogar con los militantes que se acercaron al congreso extraordinario del partido.

Sin hacer uso de la palabra, Scioli se supo mostrar ante los presentes como uno de los que buscan acercar posiciones entre el kirchnerismo duro y el peronismo más ortodoxo, para así evitar una ruptura en el PJ de cara a las elecciones del año que viene.

De look informal y desestructurado en su accionar, el ex candidato presidencial se mostró sólido ante las preguntas que le hicieron los concurrentes al evento y se exhibió como otra de las caras que buscan pista ante al acto eleccionario legislativo.