Tras la multitudinaria peregrinación a la Basílica Nuestra Señora de Luján, monseñor Mario Poli también instó a “no ser indiferentes con los pobres”

El arzobispo de Buenos Aires, monseñor Mario Poli, cerró hoy la peregrinación a Luján con una misa en la Basílica Nuestra Señora de Luján en la que llamó a los miles de fieles convocados a “ponerse la patria al hombro” y no “ser indiferentes con los pobres”.

Monseñor Mario Poli cerró esta mañana la peregrinación con una misa desde Luján.

Monseñor Mario Poli cerró esta mañana la peregrinación con una misa desde Luján.

“Si podemos hacer algo con los pobres, especialmente con los que pasan a nuestro lado, no seamos indiferentes. Si podemos compartir algo con ellos, hagámoslo. Uno podría decir, ¿qué es una gotita en tanta pobreza? Pero de pequeñas gotas están hechos los océanos”, destacó en su mensaje.

Estiman que más de un millón de personas peregrinó este año a Luján.

Estiman que más de un millón de personas peregrinó este año a Luján.

El arzobispo recibió así a los miles de fieles que 42° peregrinaron los casi 60 kilómetros que separan a la Basílica del barrio de Liniers. Según fuentes policiales, un millón de jóvenes participaron de la misma y asistieron a la misa celebrada esta mañana.

Días atrás, Poli había convocado a la juventud y a los “excluidos”.“Sabemos que algunos vienen un poco tomaditos y también hay otros, como decimos, flojos de papeles. Vengan a Luján, están todos invitados. La Virgen los recibe a todos, no excluye a nadie”.

,