LOS FANTASMAS DEL PASADO: UNA “ORDEN DE ARRIBA”

Resulta a todas luces vergonzoso ver por televisión a militantes y legisladores kirchneristas celebrar, como si fuera la final de un Mundial, no haber aprobado el Presupuesto 2016 para la Provincia de Buenos Aires. José Ottavis, diputado del FPV con activa militancia en La Cámpora, reconoció que luego de un oportuno llamado de la ex Presidenta, su bloque decidió no aprobar la “Ley de Leyes”, que contempla alrededor de 60.000 millones de pesos. María Eugenia Vidal, con buen tino, decidió cortar todo diálogo con Ottavis y negociar directamente con los Intendentes, los denominados “barones de Conurbano”, con un argumento muy simple: Si el Presupuesto no se aprueba, se les “achica la torta” a ellos. Esos fondos que reciben y distribuyen discrecionalmente, con sueldos de hambre para los trabajadores municipales. Es inadmisible que estos hombres que dicen ser representantes del pueblo hayan procedido por una “orden de arriba”, lo cual ni siquiera cuadra dentro de la disciplina partidaria que muchas veces se pregona. Señores, si no están de acuerdo con el Presupuesto que elevó el Ejecutivo Provincial, debatan, discutan, den argumentos, introduzcan las modificaciones que crean necesarias. En resumen: trabajen. Para eso les pagamos, porque como reza la Constitución, “el pueblo no delibera ni gobierna sino a través de sus representantes”. Si este lamentable episodio hubiera sucedido en los años de hegemonía cristinista, hubiéramos escuchado términos como “destituyente”, o “golpe institucional”.

Nadie pretende que voten algo que no los convence, a libro cerrado, pero sí que tengan pensamiento crítico, independiente, más allá de la filiación política a la que pertenezca cada uno. Nos preguntamos qué celebraban, qué festejaban con tanto énfasis digno que mejor causa. ¿Tienen miedo al debate, a la tan mentada “lucha de ideas”? ¿Un llamado de una ex Presidenta que ahora es una ciudadana común como cualquiera de nosotros es más importante que la voluntad popular? Evidentemente, la Señora Cristina Fernández sigue manejando los hilos del poder dondequiera que esté, y para ello se aseguró que en la lista de candidatos a diputados y senadores contara con un nutrido grupo de “soldados” que no están dispuestos a decirle que no. Pedimos reflexión, sólo eso, reflexión y sentido común. Parece ser que las nociones básicas de democracia y espíritu republicano se encuentran peligrosamente tergiversadas en el ideario de varios legisladores que toman una “orden de arriba” como si fuera un dogma de Fe. Sólo el tiempo dirá cómo sigue esta historia, en una provincia que necesita imperiosamente un control del gasto público. Punto final.

Publicidad