PSICOANALISIS: ¿ANALIZAR DE QUE SE TRATA?

¿Cómo funciona un análisis; que es el deseo del analista?
Escribe: Mariana B. Ortiz.
Licenciada en psicologíakh1cuPSICOANALISIS1

Lacan plantea que lo principal es que el analista no opere desde la contratransferencia sino que lo lleve a su propio análisis. En variantes de la cura tipo cuestiona la noción de contratransferencia como guía de intervención y como orientación de la cura.
El analizante (el paciente) y el analista están en distintas posiciones. No es un sujeto el que analiza. No debería serlo.
A la contratransferencia Lacan le opone el deseo del analista. La contratransferencia da cuenta de la subjetividad del analista, aquello que le pasa (las propias sensaciones, la resonancia que tienen las palabras del paciente, alejándose de la palabra del paciente)
El deseo del analista es radicalmente diferente al deseo neurótico. Sirve a los fines de poder analizar un sujeto, alejado de los propios síntomas, los propios fantasmas, los propios ideales.
No hay que analizar con el fantasma, con la contratransferencia, con los anteojos con los cuales uno ve la realidad. En este sentido Lacan critica a los post-freudianos, que habían desviado el análisis a partir del análisis de la contratransferencia y la resistencia.
¿En que consiste el análisis de las resistencias? En considerar que el analizante se está resistiendo a considerar la exactitud o la veracidad de la intervención del analista.
Pensar en un sujeto que resiste implica aceptar que hay un YO que resiste. Si no lo aceptaba yoicamente habría que analizar las resistencias. En este sentido todo el análisis pasa a discurrir, ya no por lo que al sujeto le pasa, sino por la no aceptación de las resistencias.
Todo el camino del análisis parecía dirigirse a una simbolización absoluta, es decir: hacer consciente lo inconsciente. Cuanto más pasamos a palabras lo inconsciente implicaba que más civilizados seríamos. Como que habría que simbolizarlo todo.
No es así como funciona un análisis, dice Lacan.
Es importante lo libidinal en el análisis; y el análisis yoico, evanescente de significaciones deja de lado lo libidinal del síntoma.
El YO es el sujeto constituido, efecto de una significación, imagen de unidad corporal, instancia de desconocimiento de la verdad del sujeto (debemos hacerlo a un lado para enfocarnos en el sujeto del inconsciente)
El YO desconoce el carácter semántico del significante (por lo que es tan propenso a hacer teorías)
El sujeto constituyente es el sujeto del inconsciente, sujeto que determina los síntomas.
El síntoma resistía, analizaban las resistencias y se alejaban cada vez más de la palabra del paciente.
Lacan dice: Toda resistencia es del analista. (cuando no está escuchando algo)
Son análisis que no ponen en primer término el discurso del paciente.
Lo importante es aquello que el lenguaje trata de dar cuenta. La materialidad misma del significante. Escuchar que cuenta en lo que cuenta el sujeto.
El inconsciente es el discurso del A (Otro), ni el YO ni el sujeto eligen lo que se dice en el discurso. Hay algo que habla en mí, dice Lacan
La resistencia está del lado del analista, cuando el analista opera con su propio fantasma.
El inconsciente lacaniano está siempre en la superficie, a diferencia de freudiano o post-freudianos (inconsciente profundo)
El sujeto del inconsciente para Lacan aparece a través de fenómenos.
En el seminario 5, Lacan habla de la resistencia y dice que en el sujeto neurótico lo que resiste es el deseo. Es decir que la resistencia ya no sería algo malo, algo que hay que levantar.

Lacan

Lacan

Para Lacan no se puede hacer consciente lo inconsciente; hay algo que escapa a la simbolización, es lo real, el goce. Por lo cual algún lugar tiene que tener también en la cura lo no simbolizable, lo que no se puede decir.
Se preserva siempre a través del deseo. En realidad es el deseo el que se resiste a ser simbolizado (implicaría su acabamiento)
El deseo del neurótico, a diferencia del instinto animal que desea un objeto, el deseo humano desea un deseo: desea ser deseado o bien desea tener un deseo propio.
La falta ligada a la insatisfacción que produce el deseo.
Formas neuróticas de la falta: Angustia de castración, Falta en ser.
Falta, cuando ese deseo no desea. Falta la falta, presentificación del objeto a. Por lo que el objeto a, tiene que estar velado, forcluído, fuera de la escena, para que funcione adecuadamente. Si deja de estar velado aparece la angustia.
¿Que debe ser el yo del analista? No una vía subjetiva que lleva a una identificación con el analista.-

Lic. Mariana Ortiz

Lic. Mariana Ortiz

Lic. MARIANA B. ORTIZ

Psicóloga UBA (Niños, Adolescentes y Adultos)
Especialista en Psicodiagnósticos/Informes clínicos
Docente de la Facultad de Psicología UBA
Perito Psicóloga del Poder Judicial de la Nación
Peritajes / Informes forenses / Impugnaciones
Perito de Parte / Consultora Técnica / Asesora Técnica
Supervisiones
Investigadora de la Facultad de Psicología de la UNLP (Área Clínica)
Investigadora de la Facultad de Psicología de la UBA. (Área Jurídica)
Consultorio: Chacabuco 161. Lobos. Av. Rivadavia 3984 2º A
Tel: 02227-422922 Cel: 02227-415096

Publicidad
, , , ,

Comentarios