TENER TU PROPIA HUERTA

Tal como hemos publicado en este medio, nuevamente se están distribuyendo semillas, de manera totalmente gratuita, para todos aquellos que deseen tener su propia huerta orgánica y agroecológica. Todo ello es posible gracias al programa PROHUERTA, que viene llevando a cabo este iniciativa desde hace varios años. Pero muchos de nosotros desconocemos los cuidados que requiere el laboreo de la tierra. Por tal motivo, se realizan talleres, difundiendo todos los “secretos” para que  una huerta resulte exitosa.

Algún lector podrá suponer que se trata de una cuestión menor, pero a nuestro criterio no es tal. Una de las formas de preservar nuestra salud y con una alimentación sana, y ello implica, entre otras cosas, consumir productos que no contengan pesticidas o conservantes. Nuestros abuelos ya tenían el hábito de labrar la tierra, lo cual requiere paciencia y esmero, pero que arroja una gran satisfacción. Nada más gratificante que consumir, por citar un caso, lechuga que ha sido sembrada y cosechada por uno mismo. Y que tiene el sabor propio de la naturaleza.

Desde luego, mucha gente no dispone del tiempo necesario para abocarse a realizar una huerta, y por ello proliferan en nuestra ciudad verdulerías o fruterías. Y está perfecto que así sea, porque más allá de lo anteriormente expuesto, siempre es bueno consumir frutas y verduras en abundancia, que son fuente de vitaminas y nutrientes.

Por todo esto, es que consideramos una excelente propuesta la que realiza el programa PROHUERTA. Se incentiva el vínculo entre padres y hijos, dado que unos pueden enseñarle a otros, y de este modo convertirse en agentes multiplicadores. En una sociedad donde parece no haber tiempo para nada, donde todo “tiene que ser ya”, tomarse un tiempo para tener una huerta implica no sólo el  mero hecho se sembrar y cosechar cuando llegue el momento, sino que es una invitación para aprender a ser pacientes y cambiar nuestro estilo de vida.

Publicidad