COLUMNISTA ELBIO RUBANO: “Musculación en la tercera edad”

musculacion-tercera-edad

El entrenamiento con aparatos para ejercicio con pesas se ha mostrado la más eficiente y segura forma de acondicionamiento físico para personas de la tercera edad.
Numerosos trabajos científicos documentan las cualidades de estos ejercicios en personas con más de 65 años de edad. Tanto es así que hay muchas Facultades o Universidades del deporte que en los últimos años han incorporado a la carrera un curso de especialización en tercera edad para profesores de educación física, fisioterapeutas y médicos, dados los beneficios presenciados del ejercicio en esta población.
Entre los efectos más importantes de los ejercicios con pesas para la tercera edad están los siguientes:
• Acentuado Fortalecimiento de los huesos
• Aumento de la masa muscular, de la fuerza y la resistencia
• Reducción de la grasa corporal
Como cualquier tipo de actividad, el ejercicio ayuda a evitar y tratar enfermedades de la tercera edad como:
• Corazón
• Hipertensión
• Obesidad
• Diabetes
• Osteoporosis
• Varios tipos de reumatismo
La pérdida de masa muscular de las personas de tercera edad, es uno de los problemas más serios del envejecimiento. Entre los 25 a los 50 años, se pierde en media un 10% de masa muscular y de los 50 a los 80, un 30%.
Con esto disminuye la tasa metabólica del organismo, lo cual favorece varias enfermedades y también disminuye la protección de las articulaciones y la capacidad de trabajo.
Mujeres de tercera edad, consiguen aumentar en 10% su masa muscular y en hasta 200% su fuerza, en pocos meses de entrenamiento con pesas.
La seguridad es otro aspecto importante del entrenamiento con pesas. Los ejercicios en aparatos para musculación pueden ser más suaves que caminar. No solo las cargas pueden ser adaptadas para las personas más debilitadas, también la amplitud de los movimiento, posibilitando los ejercicios de pesas en personas con serios problemas en las articulaciones.
No existen grandes esfuerzos en el entrenamiento bien orientado y la posibilidad de caídas y accidentes es mínima. Los ejercicios son agradables y no aceleran la pulsación y tampoco la respiración. Con apenas dos sesiones cortas de ejercicios por semana ya es posible conseguir resultados excelentes.
Recientemente se demostró que el corazón soporta mejor los ejercicios con pesas que los llamados aeróbicos, como un trotar o pedalear suaves.
Actualmente, los ejercicios con pesas están siendo propuestos para la rehabilitación cardíaca con inicio de tres a seis semanas luego del alta hospitalaria por infarto de miocardio.
De esta forma, por diversas razones, cada vez más personas de la tercera edad, se están ejercitando con pesas en todo el mundo, entusiasmadas con los rápidos efectos y con el placer de la actividad.

 

Profesor Elbio Rubano

lacolumnadeelbio