COLUMNISTA, LUCHEMOS POR LA VIDA–10 DE JUNIO, DIA DE LA SEGURIDAD VIAL. 112.276 MUERTOS EN EL TRANSITO EN LOS ULTIMOS 15 AÑOS

En los últimos 15 años, en Argentina, 112.276 personas murieron en accidentes de tránsito. Un promedio de 21 muertos por día, acompañados de cientos de heridos.

En la década en que las Naciones Unidas han declarado los años 2011-2020 como el “Decenio de Acción para la Seguridad Vial” y los países integrantes deben comprometerse en acciones que conduzcan a disminuir significativamente los muertos y heridos en el tránsito, queremos destacar que:

Mientras no se logre:

Ø el uso permanente y generalizado de los cascos en ciclomotores, motocicletas y bicicletas

Ø el uso permanente y generalizado de los cinturones de seguridad en los demás vehículos automotores

Ø el cumplimiento permanente y generalizado de los límites de velocidad

Ø el control permanente y generalizado del consumo de alcohol y/o drogas de los conductores

Ø el otorgamiento permanente y generalizado de la prioridad a los peatones

SEGUIREMOS MURIENDO Y MATÁNDONOS TODOS LOS DÍAS EN LA MAYOR TRAGEDIA QUE ASOLA A TODOS LOS ARGENTINOS.

Algunos problemas se agravan:

Ø Se duplicó el uso de los celulares por parte de los conductores, y se triplicó por parte de los peatones, desde 2007 al 2011, según estudios de Luchemos por la Vida.

Ø Se multiplican los muertos en motocicleta o ciclomotor en todo el país, en muchos casos por no usar el casco, lo que pese a su obligatoriedad, no se controla ni sanciona en la mayoría de las ciudades y pueblos del interior, ni en los alrededores de Buenos Aires.

Ø Trágicos siniestros ferroviarios, con decenas de muertos, desnudan las falencias y postración de un sistema de transporte que debería ser el más rápido y seguro.

Ø Se promociona el uso masivo de la bicicleta en Bs.As. y otras ciudades, sin controlarse el cumplimiento de las más elementales normas de seguridad para los ciclistas, como el uso del casco, y sin proveerse una infraestructura adecuada de seguridad.

Todas las autoridades nacionales, provinciales y municipales deben asumir su grave responsabilidad en el tema, que en muchos casos parecen ignorar.

Y cada uno de los habitantes tenemos que asumir con responsabilidad y urgencia los cambios personales de conducta necesarios en la vía pública para cuidar nuestras vidas y las de los otros

¡Actuemos ya! Cada hora que pasa se pierde una vida en el tránsito.