PEPONA

Pepona se llama mi tortuguita,

me la trajo un día, mi abuelita.

Camina lento

siempre callada

entre las flores

más perfumadas.

Si te acercas

se asustará

y su cabeza esconderá.

Si tiene hambre

le doy lechuga,

come poquito

esta tortuga.

Yo le converso

de muchas cosas

ella me escucha

porque es curiosa.

Luego camina

siempre muy lento

porque no teme

que pase el tiempo.

Yoya De Bellis