COLUMNISTA, PADRE ROBERTO GIECCO – CREO QUE HA LLEGADO UNA HORA PROVIDENCIAL PARA LA IGLESIA

¡Habemus Papam!… Realmente nunca creí que íbamos a vivir un acontecimiento tan significativo. Un Papa lationamericano y argentino… Pero por sobre todo un hombre de Dios… Simple, austero, de oración… abierto al diálogo… Preocupado por los pobres y por todos los problemas sociales de nuestro pueblo… En contacto permanente en las villas, hospitales… En la graves catástrofes ocurridas ferroviaria y en Cromañon visitando heridos, confortando a los familiares…
Profundo on 50 jóvenes muertos… conocedor de la Curia Romana y deseoso de emprender medidas de trasformación… Con una notable participación en el encuentro y documento de Aparecida… comprometido en la nueva evangelización… Ha puesto a la arquidiócesis de Buenos Aires en esta onda…
Con un profundo amor por el pueblo. Su aparición en el balcón de San Pedro, da indicios de su persona y de su misión… Se presentó vestido solo con su sotana… se paró frente a la multitud con una actitud atenta, contemplativa… como queriendo estar atento a los clamores de todo el pueblo… pidió al pueblo de Dios su bendición para después el bendecir como pastor… Tuvo palabras sencillas, de saludo familiar y cordial… sin protocolos…
En fin… No tuve una relación personal, si a través de homilías y escritos suyos.
La recepción general entre nosotros es muy favorable y esperanzadora…
De cualquier manera, Francisco nos ha pedido que recemos, porque la renovación vendrá de la acción común entre el pueblo y el pastor…
Creo que ha llegado una hora providencial para la Iglesia, que muchos esperamos… La Iglesia desde la periferia… Dejar Europa para renacer desde los pueblos jóvenes…
Seguimos unidos en el mismo Espíritu con esta gran alegría…¡El Señor ha visitado a su Pueblo!