DE INFANTES

Niños perdidos, quieren de mí

voces del corazón

de estructura inconciente,

en la edad de la ciruela,

y de los copetines deliciosos.

Lejos,

el organito

y la rayuela.

LED YANN