HOMENAJE A DOMINGO GALLI EN EL DIA DEL ESCRITOR – “HE DE QUEDARME”

¡No me iré cuando muera…!. He de quedarme

en mil cosas muy tontas y triviales,

cotidianas, carentes de importancia.

No me recordarán ni ese aire tan cambiante y manso,

ni el agua de la acequia con su frescura simple,

ni el limonero terco que vive floreciéndose

y perfumando el fondo de mi casa.

Alguien, inútilmente, tratará de recordarme cuando en la tarde se oiga

un doblar monocorde de campanas

o cuando el aguacero se orqueste en los desagües

o cuando sople el viento

y también cuando canten, en mañanero coro,

los gorriones del barrio.

Pero me quedaré en estos papeles,

en el trofeo ordinario que gané, no hace mucho,

en unas viejas fotos que el tiempo irá borrando, lentamente,

en los registros de los nacimientos

y en el siempre negado

libro en el que se registran las necesarias muertes.

Me quedaré en la silla, en esa vieja silla en la que me sentaba,

en la mancha de tinta de una camisa a rayas

y acaso en ese banco blanco de la plaza que me esperaba a diario.

No me iré…¡no lo dudo…!

He de quedarme en cosas cotidianas, carentes de importancia.

DOMINGO ADALBERTO GALLI