PROCESION Y MISA EN LA FESTIVIDAD DE SAN ROQUE – “NO BASTA CON SALIR A CAMINAR O REZAR SI DESPUES NOS OLVIDAMOS DE LOS HERMANOS, DIJO EL PADRE WALTER

Tal como estaba anunciado, el Sector San Roque de la Parroquia Nuestra Señora del Carmen, conmemoró hoy la festividad del Santo protector de los enfermos, culminando así la serie de celebraciones que comenzaron con la Novena días pasados.

Desde la Capilla que lleva su advocación salió pasadas las 15,30, la procesión encabezada por la imagen de San Roque y la Cruz procesional, recorriendo cuadras aydacentes, rodeando la Plaza Tucumán, y retornando a la Capilla de Las Heras 555, donde el Padre Walter Cruz presidió la celebración de la Misa.

En su Homilía, el sacerdote se refirió a la santidad, y remarcó que “la vida de los santos, los méritos de los santos no pasan por grandes obras. A veces tenemos la concepción de que santos son aquellos que realizan obras magníficas, espectaculares. Eso es como una añadidura, es algo que viene como una consecuencia de gran amor que estos hombres y mujeres tenían a Dios en primer lugar y al prójimo porque veían en él a ese Dios a quien amaban, y podían vivir el Evangelio viendo a Jesús en el hermano, en el pobre, en el hambriento, en las prostitutas, en los corruptos; tratando desde su humildad, su confianza en Dios y sobre todo desde la fe, trataban de corregirlos si eso era necesario, de darles de comer si tenían hambre, de vestirlos si había que vestirlos, de visitarlos si estaban presos o enfermos”.

“Reconocer la presencia de Dios en nosotros nos puede ayudar a vivir este ideal que nosotros nos propone en el Evangelio, poder ver en el hermano a Jesús, puede ayudarnos a que las cosas cambien un poco, porque a veces nos quejamos demasiado de que las cosas no andan bien, que están cada vez peor, la inseguridad, la violencia, el individualismo, la indiferencia, la falta de compromiso y de responsabilidad. ¿Y nosotros hacemos algo para cambiar eso desde la Fe que nos hace ver al otro en Jesús?. ¿Somos la luz que Jesús dice que somos en el Evangelio?. ¿Somos la sal de la tierra?. Nos cuesta a veces, y la santidad pasa por ahí. Las grandes obras en todo caso vendrán después, como consecuencia del amor que uno tiene a Dios en el prójimo”, enfatizó el sacerdote.

El Padre Cruz agregó finalmente que “pidámosle a San Roque que nos ayude a contemplar y tener presente esta verdad de este misterio y que nos ayude a ser choerentes en nuestra vida, porque no basta con rezar, con salir a caminar unas cuadras, con sentarnos acá y participar de la misa, si después de esto nos olvidamos de los hermanos, si viene alguien que necesita una palabra de consuelo y no somos capaces de renunciar a nuestro tiempo para escucharlo. O viene alguien que necesita algo para comer y no somos capaces de compartir lo poco que tenemos para aliviar el hambre de esa persona”.

“La celebración de nuestra fe, de los sacramentos y de la memoria de los santos, tiene que prolongarse en el resto de nuestra vida”, concluyó.

En la parte final de la Misa el Padre Walter bendijo los panes que fueron distribuídos entre el centenar de personas presentes y otros enviados a los hogares geriátricos, asilo y Hospital.

,